domingo, 3 de agosto de 2008

Tal Vez El Invierno No Existe

(Autor: Mauro Sepúlveda, Santiago 2 de agosto de 2008)

Inspirada en la creación cinematográfica de Gustavo Letelier "La Estación Ausente".

Cuando lloro se que existo,
la Felicidad fecunda germina en mí los sueños,
sólo asi sé que vivo
y que de mi destino soy su único dueño.

¿Y si el Invierno aparece?

Ya no estaré vivo,
de mí sólo quedarán palabras
y de mis emociones, un gran surtido:
el Amor, fuente de cultivo,
de esporas danzarinas jugando en los brazos
del incierto Septiembre y sus vientos furtivos.
De la Pasión, su aroma penetrante
habrá quedado escrito en un Verano excitante
cargado de frutos y sudores,
en el que habrás sembrado sobre mi piel
tus besos imposibles, embriagantes
con la destreza de una amante ardiente,
vigorosa, tierna y fiel.

Serán del recuerdo además,
el Dolor de una Tristeza solitaria,
que habrá hecho caer caducos mis sentidos,
en un profundo Otoño amarillento y dormido.

Y asi también,
cuando la estación amarga
quiera bajar a este cansado pasajero
a su anacrónico y enmohecido andén,
mi vida respirará profundamente
y mirando en el cielo
cómo estallan imperceptibles sus nubes,
florecerá indiferente a la Tristeza
para continuar riendo una y otra vez,
en mi Poesía viva,
en un viaje más allá de la última vejez.

3 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

tal vez el invierno está hibernando
o entró en un coma existencial

pero cuando llueve fuera
siento llover dentro
y tu poesía no caduca
sino que me refresca el reseco letargo...

muakismuakis

Anónimo dijo...

El invierno fue la única imposibilidad real para Adrián, el joven y doloroso protagonista de mi película. Aún así, Adrián se siente conmovido porque hizo posible la magia del poema escrito.
Gracias Mauricio.

Beatriz dijo...

Y si el invierno fuera la gran semilla madurada en la siesta sel saber?
Si luego , la primavera nos dejara ver una brillante luz de sabia?
Quizás no sea el sinónimo de ancianidad.
Un placer leerte y gracias por pasar por mi blog
Beatriz