sábado, 6 de septiembre de 2008

Amada Otoñal

(Autor: Mauricio Sepúlveda, Santiago a 6 de Septiembre de 2008 )

¿Aún estás aquí?
me pregunto cada madrugada
cuando el día se entera
que vuelve a vivir

¿No te alejas de mí?.
Cada tarde sonrío pausado
pues no te he visto partir.

Llega la noche
y tú sigues incansable
habitando mis horas
mis años...tantos años
¿es que nunca dejarás
de sentir que me adoras?

Desde que te conocí
disfruté tu verso seductor
y eres tú quien ahora
me enseña qué es el amor,
en la vejez de estos cuerpos
cuando vuelve el dulce candor.

Así fue que en tu voz
mi inquieto espíritu lo halló
como el viento en la flauta
su dulce sonido
como en el tacto de tus dedos
el sentir que aún sigo vivo.

Amada mía
tus ropas caen al toque de mis ojos
mientras mi cuerpo palpita
con la pausa de los años
desfallecido por el tiempo
mas revivido en tu mirada,
Pasaré otra noche contigo
como tantas otras, como ninguna pasada
en este lecho tibio de besos y aventuras
de gemidos en sinfonía apasionada
de noches eternas y estrellas derretidas
y entre mis brazos cobijada
en estas las últimas horas de nuestra vida.

2 comentarios:

Beatriz dijo...

Preciosísimo poema....un placer leerte!!!!!!!!
Cariños
Beatriz

Mauricio dijo...

Gracias Beatriz, muchos cariñitos para ti tb. Cuando vengas a Chile, encantado te brindo mi humilde hospitalidad.