domingo, 28 de octubre de 2007

¿Será Qué Ya Es Tiempo?

Autor: Amado Torres De Saavedra

No tengo derecho...
mas sí el deseo que me enturbia.
Penumbras caen
sobre la punta de mis cabellos,
¿Soy capaz de desear
y brindar al Ángel con veneno?
Ahora sólo soy mi deseo
y te absorbo como arena blanca
con la sed de mi alma reseca
con el egoísmo del que nunca ama...
¿Será que ya es tiempo...
será que la suave espuma que me toca,
será que esas manos saladas,

será que tus manos por fin me toman?
¿O será tal vez que la muerte
me invita con baja voz
y fríos vientos
a la última partida?
esa que chupa con fuerza
el alma y la vida
hasta dejar sólo carne seca
y huesos polvorientos.
Temo por mí
pero mucho más
temo por el Amor.

6 comentarios:

Kya dijo...

Hola Torres de Saavedra:
Wow Amado...
Hermoso y melancólico tu post.

Luces y sombras rodean al amor; más si por él, uno se siente vulnerable. Cuando sucede eso, según los expertos, los muros que uno se autoimpone o se crean involuntariamente por vivencias pasadas se agrietan, se derrumban y por eso las dudas sobre lo que es o lo que será.

Alguna vez escribí unos versos que en cierta forman responden a esas dudas que a veces calcinan el alma:

"Deja ya tus miedos;
lánzate a vivir
y a tu alma deja libremente sentir,
lo que anhela con vehemencia conseguir:
Sueños donde tu sonrisa de niño,
sea la que haga tus penas salir
y por fin ese mundo deseado resurgir."

Mientras los pensamientos invaden la mente, uno se pierde de descubrir lo que está del otro lado de ellos:

"Cruzar el puente de aguas turbulentas" y después, asumir con agrado lo que está del otro lado. Hacerlo antes, es llenarse de pre-ocupaciones.

Y con respecto a tu título...
El tiempo es ahora... y postponerlo
es postponer el disfrute de la vida que está ante tus ojos.

El amor sólo se siente y cuando uno siente el amor en su corazón no hay espacio, ni tiempo para dudar. Si se siente el amor en el corazón, entonces es ya el tiempo para él y para amar.

Abrazos fuertes y besos grandes desde la cálida y alegre Barranquilla de mi Colombia bella.

Kya, toda la pasión de Colombia en mi.

Vicky dijo...

Siempre es el momento oportuno... y mas si de amor se trata... el poema sensible y lleno de magicas sensaciones... pero recuerda el enemigo numero uno del amor es el temor... bueno no solo del amor, de todo en la vida....
Lanzate en brazos del amor, que es lo mas maravilloso que hay...

lichazul...elisa dijo...

mauro...que profundo y reflexivo poema,es inquietante ...la otra compañera se nos viene siempre al presente porque nunca nos abandona,y como sombra acompaña en este penar terrestre.

un abrazo amigo
yop

SADEFENIX dijo...

Mi querido Amado..."Ser o no Ser...he ahí el dilema..". "Hacer o no hacer...he ahí el problema...". Como siempre admirando tus versos, deleitandome en tus palabras...como siempre agradeciendote que escribas...Desde el mar..SADE, amante de las brisas marinas.

lichazul...elisa dijo...

mauro vine a refrescarme a tu oásis...pero sólo encuentro telas de araña
mmmmmmm en dónde andas????
dá luces amigo

yapuuuuuuuu

volveré como mc arthur
y a la sombra de un roble
otearé alontananza
para saber si has llegado
o talvez estás ocupado:-?

un abracito de paz
elisa

Kya dijo...

¿Que si eres capaz de desear
y brindar al Ángel con veneno?
¿Que si es tiempo?
¿Que si la muerte te invita
con baja voz y fríos vientos
a la última partida?
¿Que temes por ti,
pero más temes por el amor?
¿Será que ya es tiempo?

¿Será que ahora el que grita
es el silencio mudo
que de tanto gritar
no puede ser escuchado?

¿Será que el tiempo no fue tiempo?
¿Será que la carne no fue carne?
¿Será que el deseo no fue deseo?
¿Será que los sentimientos son irreales?

¿Será que será?
Será... ¿Qué será?
¿Será que hay gente de mentiras?
¿Será que el suave y pulido monitor
no fue suficiente para sentir la tibieza de la sangre bajo la piel?

El silencio mudo
no puede ser escuchado.
Un cazador de versos,
ladrón furtivo
con el egoísmo del que nunca ama...
con su arma lo ha callado.

El silencio mudo
poco a poco se extingue.
Y en un frío monitor
la dureza de las palabras
al desamor distingue.

Ahora sólo soy mi deseo
deseo que deja sólo carne seca
y huesos polvorientos
sedientos de amor por ti.
Con toda la pasión de Colombia en mí.